¡Feliz Navidad!

Felicitación Navideña

Estamos en época de celebraciones. Navidad significa nacimiento. Los cristianos festejamos el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre aunque la fecha es incierta. Hoy en día, muchos celebran la navidad como tradición a pesar de no ser creyentes. Cierto es que este mes de diciembre es y ha sido época de gran significado para muchas civilizaciones y culturas con motivo de festejar el nacimiento del rey Sol, símbolo de luz, calor y vida. El árbol de navidad es también símbolo de vida. Llamados también siempreverdes los abetos y los pinos tienen hojas vivas durante todo el año. Parece ser que los antiguos romanos se regalaban coronas hechas de hojas de árboles perennes con motivo de celebraciones especiales para desear felicidad. Para los cristianos, Jesús viene a traer luz, paz y amor a nuestros corazones. Todos necesitamos el calor del hogar, de las personas que nos quieren. Ese calor es amor. Entre tanto alboroto en las calles vale la pena preguntarse qué estamos celebrando. No importa lo que nos muestren los escaparates, las televisiones y demás. ¿Qué significado queremos darle nosotros a la Navidad? ¿Por qué perder la ilusión en esta época tan preciada?

No es fácil ver luz entre tanto consumismo y estrés. Las noticias reflejan un mundo oscuro que parece estar desintegrándose. Es fácil sentir desasosiego, incertidumbre, impotencia, tristeza, indignación ante todo lo que se nos muestra. Parece ser que las buenas noticias no son noticia, ´no niews is good niews´. Nada bueno nos aporta esta actitud.

Afortunadamente sí que hay algunos periódicos enfocados en las buenas noticias. No son muchos y no los lee mucha gente pero existen y si entre todos los buscamos cada vez se extenderán más. Ocurren muchísimas cosas buenas. El mundo y la vida están llenos de regalos.

¿Por qué retirarse para hacer yoga, porqué practicar yoga para escapar de un mundo que parece derrumbarse? Son populares los retiros de yoga y meditación. Yo prefiero hablar de encuentros que de retiros.

El yoga sirve para abrir los ojos y no para cerrarlos, sirve para afrontar y no para escapar. Los antiguos yoguis eran grandes observadores de todo lo que les rodeaba. Cuando el mundo a nuestro alrededor parece desintegrarse el yoga nos habla de unión, de conectar. Se convierte en nuestro gran aliado para afrontar la vida con claridad, con serenidad y con equilibrio. Nos ayuda a encontrar el sentido y la dirección aunque nos encontremos cabeza abajo y aunque estemos retorcidos.

Encontrarnos con lo que verdaderamente importa de uno mismo y desde ese sitio reencontrarnos con todo aquello que nos rodea. Ver la luz que brilla en nuestro interior para poder ver la luz que brilla a nuestro alrededor. Si el yoga nos da la capacidad para transformarnos a nosotros mismos, seremos capaces de contribuir a transformar el mundo que nos rodea con nuestro pequeño gran grano de arena.

Lo que sentimos lo transmitimos queramos o no. Cuando sentimos paz y amor, transmitimos paz y amor a nuestros hijos, familiares, vecinos, amigos y al mundo que nos rodea. ¿Qué transmitimos cuando sentimos rabia, indignación, tristeza, impotencia…? Tenemos mucho más poder del que pensamos.

Estas navidades recuerda que tu mejor presente es el presente. Hazte ese regalo y compártelo con los demás.

Feliz Navidad

Pilar