Yoga Iyengar para embarazadas

Yoga en embarazo

El embarazo y posparto son de las experiencias más intensas y maravillosas que puede vivir una mujer. Asimismo son periodos delicados de importantes cambios físicos, mentales y emocionales.

El yoga es un método de ejercicio popular entre las mujeres embarazadas ya que puede ayudar a aliviar los problemas asociados al embarazo. El yoga es un tipo de ejercicio moderado, sin impacto, por lo que es una forma segura de ejercicio para la mujer embarazada. Es muy recomendable comenzar la práctica antes de quedarse en estado para preparar el cuerpo a todos los cambios que se producen y asegurar una recuperación más rápida. Aun así, cualquier momento es bueno para empezar y beneficiarnos de su práctica.

El embarazo plantea grandes exigencias sobre el sistema nervioso. Gracias a su efecto regulador sobre el sistema endocrino y el sistema nervioso simpático y parasimpático, el yoga puede ser de gran ayuda durante esta etapa tan importante de nuestras vidas permitiéndonos disfrutar al máximo de esta experiencia.

La práctica del yoga fortalece la columna, caderas, rodillas y tobillos. Esto es importante para ayudarnos a llevar el peso y evitar o reducir los dolores y molestias comunes del embarazo. Existen además posturas específicas sentadas que alivian los músculos uterinos y abdominales de la carga constante del útero. Las posturas invertidas con el soporte y supervisión adecuados, son también muy beneficiosas, ya que alivian de la presión de la gravedad. La práctica de determinadas posturas durante el curso del embarazo fortalece los músculos del útero, amplía la región pélvica y ayuda a dilatar el cuello del útero. Todo esto fomenta la correcta circulación sanguínea y asegura más espacio para el movimiento del bebé, facilita llevar la carga del útero y promueve un un parto sano y más fácil. Además, los ejercicios de respiración enseñan a la futura madre a respirar con calma lo cual es muy beneficioso a la hora del parto.

mujeres embarazadas practicando yoga en la playa de las canteras

El diafragma se vuelve más elástico y fuerte, lo que facilita la respiración y ayuda a acomodar mejor el útero. En general, una práctica correcta de las posturas permite crear más espacio entre los diferentes órganos. Además se produce un efecto de masaje que los vuelve más elásticos, los tonifica y fortalece. Como resultado los órganos pueden soportar mejor la presión del útero y se favorece una digestión y eliminación saludables.

Después del parto se recomienda empezar la práctica de forma gradual con los soportes y supervisión apropiados. En esta etapa el yoga nos ayudará a calmar el sistema nervioso, estimular y regular el sistema endocrino fomentando una lactancia saludable y aliviando los dolores de los pechos. Con la práctica regular recuperamos la fuerza de la columna vertebral y los músculos del abdomen además de ayudar a deshacernos de la grasa acumulada en la cintura, caderas y glúteos devolviéndoles el tono y la firmeza.

Qué trabajaremos - Beneficios del Yoga

  • Ejercicios para fortalecer y mejorar la circulación de la columna, caderas, rodillas y tobillos. Esto es importante para ayudarnos a llevar el peso y evitar o reducir los dolores y molestias comunes del embarazo (dolores de espalda, ciática, hinchazón de piernas y varices).
  • Posturas específicas para fortalecer y aliviar los músculos uterinos y abdominales de la carga constante del útero.
  • Ejercicios para ampliar el espacio en la región pélvica y ayudar a dilatar el cuello del útero.
  • Posturas que favorecen una digestión y eliminación saludables
  • Adaptación de las posturas para facilitar la respiración.
  • Ejercicios sencillos de respiración.

Yoga recuperación posparto - mamá con su bebé

yoga en posparto

Un espacio para que las mamás que desean cuidarse puedan venir con sus bebés o sus niños pequeños a yoga.

El ritmo y estructura de las clases será ‘a demanda’. Nos organizaremos y adaptaremos respetando el ritmo, las necesidades y el estado de cada mamá y cada niño.

Mi intención es enseñar a la mamá a aprovechar el poquito tiempo del que dispone para cuidar su bienestar a través del yoga respetando los cambios en su cuerpo y ocupándose de su cuidado y recuperación de forma consciente, sana y gradual. Se enseñarán consejos prácticos para la práctica individual en casa y como adaptar el yoga a las necesidades y situación particular de cada una.

En las clases nos enfocaremos en:

  • Tonificar y calmar el sistema nervioso, estimular y regular el sistema endocrino fomentando una lactancia saludable y aliviando las molestias de los pechos además de tratar problemas de ansiedad, depresión y falta de energía
  • Fortalecer la columna vertebral y mejorar la postura para aliviar y prevenir molestias e espalda y cervicales además de ayudarnos a sentirnos mejor con nosotras mismas
  • Tonificar el abdomen y la región pélvica (músculos y órganos para la mejora de su funcionamiento) además de ayudar a deshacernos de la grasa acumulada en la cintura, caderas y glúteos devolviéndoles el tono y la firmeza.