Quién soy

imagen de pilar con su hijo

Soy madre y profesora de yoga formada y certificada por el método Iyengar. Nacida en Las Palmas, realicé mi formación como profesora de yoga Iyengar en el Instituto de Yoga Iyengar de Amsterdam, uno de los centros de formación más grandes y reconocidos a nivel internacional y dirigido por Clé Souren, figura clave dentro del Yoga Iyengar en los Países Bajos.  En este mismo centro impartí clases y tuve la oportunidad de colaborar como profesora asistente de Delilah King, esposa de Clé Souren. Además tuve la gran fortuna de estudiar con grandes maestros de Holanda, Annemieke Post, Charles Hond, Berber SchönholzerRembert Petrus.

He participado en varios congresos de Yoga con Geeta S.  Iyengar en Alemania e Inglaterra y en numerosos seminarios de Yoga organizados por la Asociación Nacional de Yoga Iyengar de los PaísesBajos, entre otros con Lois Steinberg en 2010. Continuo mi formación de profesora en el Ramamani Iyengar Memorial Yoga Institute, en Puna, India, donde estudié con Geeta S. Iyengar  y Prashant S. Iyengar.  También en Puna estudié con profesores senior del Ramamani Iyengar Memorial Institute entre ellos Navaz Kamdin y AbhayJavkhedkar. Con este último pude asistir a sus clases de terapia y clases para niños que recuerdo con mucho cariño.

También estoy diplomada como profesora de yoga para niños por la Academia de yoga para niños JIp & Jan en los Países Bajos. Regreso a mi tierra natal, Gran Canaria, en julio del 2010, después de 16 años en los Países Bajos. Asisto todos los años a las convenciones anuales de la Asociación de Yoga IYENGAR española. Recientemente participé en un seminario especial  sobre el uso del yoga como herramienta terapéutica impartido por Stephanie Quirk.  Continúo formándome todos los días con mis profesores, con mis alumnos y con la vida de cada día.

Para mí el yoga fue un gran descubrimiento al que estoy profundamente agradecida. Gracias al Yoga aprendo cada día a sentirme mejor y a ser mejor persona. El yoga me ha enseñado que la felicidad plena es posible. La felicidad plena es aquella que es incondicional, que brota de lo más profundo de nuestro ser como una fuente inagotable. Es la felicidad que no depende de las circunstancias que nos rodean, que no teme perder, aquella felicidad que depende tan solo de nuestra actitud. La práctica del Yoga me ha enseñado a confiar en que tenemos siempre a nuestro alcance la llave de las puertas que nos abren el camino a sentirnos y a ser mejores aunque todavía esté aprendiendo a manejarla. Gracias al Yoga por esa llave maestra.